QUIEN DEBE REALIZARSE AL ESTUDIO GENETICO


Red

  • Pacientes diabéticos con historia familiar de diabetes en tres o más generaciones consecutivas (abuelos, padres e hijos).
  • Niños y jóvenes adultos con hiperglucemia (niveles de glucosa en sangre elevados) leve, persistente y estable. Frecuentemente esta hiperglucemia es hallada de forma accidental durante una analítica de rutina. Uno de los padres, o los dos, pueden padecer una diabetes tipo 2 de carácter leve.
  • Todo paciente diabético que haya sido diagnosticado durante los primeros 6 meses de vida.
  • Niños y jóvenes adultos diagnosticado de diabetes tipo 1 y con una fuerte historia familiar de diabetes que presente una o más de las siguientes características:

-Buen control glucémico mas allá del período normal y esperado de “luna de miel” (usualmente menos de 3 años).

-No desarrollar cetoacidosis en ausencia de insulina.

-Buen control glucémico con pequeñas dosis de insulina.

-Péptido-C detectable durante el tratamiento con insulina.

-Uno de los padres ha sido diagnosticado de diabetes tipo 1 a los 20, 30 o 40 años de edad. Así mismo, uno de los abuelos puede tener diabetes aunque frecuentemente han sido diagnosticados después de los 45 años.

  • Paciente diagnosticado de diabetes tipo 1 que en el momento del diagnóstico no presentaba autoanticuerpos (autoanticuerpos negativo).
  • Paciente diagnosticado de diabetes tipo 1 que tras años de diagnóstico presenta niveles en sangre importantes de péptido-C, proinsulina e insulina.
  • Paciente diagnosticado de diabetes tipo 1 que durante años y tratado con bajas dosis de insulina presenta un excelente control glucémico.
  • Paciente diagnosticado de diabetes tipo 2 cuyos niveles de glucosa en ayuna así como su hemoglobina glicosilada (HbA1c) no cambian aun habiendo sido tratado con diferentes antidiabéticos orales.
  • Paciente diagnosticado de diabetes tipo 2 que presenta una extremada sensibilidad al medicamento “sulfonilurea”, sufriendo en una importante hipoglucemia cada vez que tomó dicha medicación.
  • Paciente diagnosticado de diabetes y que presenta insuficiencia pancreática (síntomas como diarrea y gas).
  • Paciente diagnosticado de diabetes que presenta quistes renales o historia familiar de quistes renales y diabetes diagnosticada a una edad temprana y tratada con medicación oral.
  • Paciente diagnosticado de diabetes que presenta además, anormalidades renales, malformaciones en el tracto genital femenino, hiperuricemia (ácido úrico elevado en sangre) y diagnóstico de gota a una edad temprana.